Ansiedad

La ansiedad es una respuesta innata de nuestra especie, que tiene como misión la supervivencia. Cada vez que nos encontramos el peligro el circuito de la ansiedad se dispara haciendo que reaccionemos de la forma más eficaz para sobrevivir, ya que nos hace más eficaces. Nos hace actuar con mayor rapidez y reflejos. Sin embargo puede ocurrir que nos traicione, sobre todo cuando aparece en situaciones inocuas que no suponen peligro o amenaza o, habiendo verdaderamente algo en juego esta ansiedad es desproporcionada.

Dentro de lo que los psicólogos llamamos “trastornos de ansiedad” se incluyen las siguientes categorías:

"Ansiedad Bite" de Lemarois Fabrice

–     FOBIA SOCIAL. Miedo  irracional a afrontar situaciones que impliquen contacto social.

–     FOBIA SIMPLE. Miedo exagerado a situaciones concretas, objetos o animales.

–   TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO. Las personas se ven invadidas por pensamientos o imágenes indeseadas, repetitivas y que causan un gran nivel de ansiedad.

–     ESTRÉS POSTRAUMÁTICO. Es un problema de ansiedad que puede aparecer después de haber sufrido un acontecimiento altamente aversivo.

–     ANSIEDAD GENERALIZADA. La persona se preocupa de forma exagerada y no realista, de dos o más circunstancias de su vida. No tienen capacidad de desconectar.

–     HIPOCONDRÍA. Persona convencida de que tiene una grave enfermedad que los médicos no han sabido diagnosticar.

–     PÁNICO Y AGORAFOBIA. Se temen que ocurran desgracias muy dramáticas y personales como morir, tener un ataque al corazón, volverse loco, perder el control, desmayarse, ahogarse, etc. La persona tiene sensaciones fisiológicas desagradables simultáneas a estos pensamientos (taquicardia, dolor, pinchazos o tensión en el pecho, sensación de ahogo, mareos, náuseas, etc).